Declarado de Interés Institucional
Declarado de interés institucional
Res. 39/2016

La Web0.0




laweb0.0

La Web 0.0

Los celulares son parte de nuestra vida. Y pensar que no hace tantos años vivíamos tranquilamente sin uno de ellos. Pero junto con la tecnología, la vida siguió y nos hizo depender cada vez más de estar comunicados. De la mano con los celulares vino la instantaneidad, la necesidad de responder ya, de que todo ocurra en el momento en que nosotros lo queremos.

En la charla inicial del Desachate, Nacho Zuccarino (Head of creative The Zoo Google) mencionó que “en el mundo hay más celulares que cepillos de dientes”. Entonces me pregunto: ¿en qué momento dejamos de ser tan limpios y nos volvimos más interconectados?

La tecnología no es ni apocalíptica ni integrada como decía Eco, no es ni buena ni mala. Lo que si, tenemos que ser lo suficientemente conscientes para seguir viviendo con ella y no para ella.

Los celulares no solo nos permiten mandar mensajes o llamar, es más deben ser pocos los celulares que hoy en día tienen solo esas funciones. Ahora, en la palma de tu mano tenés todo. Tenés una mini computadora, un teléfono, una cámara (en muchos casos casi profesional), el mundo. Todas las redes sociales pueden estar allí, podés tener Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, todo en tu celular.

Pero todo esto que menciono como una generalidad casi obvia, en muchos países no sucede por distintas circunstancias; por ejemplo en Civitacampomarano.

Civitacampomarano, es una pequeña ciudad en Italia en la provincia de Campobasso. Allí el internet es un mundo poco conocido, los celulares no funcionan bien y la conexión es casi inexistente.

Esto provocó la idea de mostrar todas las funciones virtuales de internet que todos consideramos necesarias y esenciales en nuestro día a día, que también existen en esa ciudad en donde la conexión es mala pero que no existen como nosotros lo pensamos hoy; sino que es “Internet en la vida real”. Esta acción se realizó en el marco de la primera edición de un festival urbano, el  CVtà, con una singular propuesta denominada Proyecto WEB 0.0, liderada por el artista local Biancoshock.

Y es verdad lo que nos muestra este artículo. La web 0.0 existió, existe y espero siga existiendo. A pesar de la tecnología, de la interconectividad, de que se lograron achicar distancias al poder comunicarnos con personas que están en la otra punta del mundo de una manera fácil, rápida y sencilla, creo que sin darnos cuenta, lo que hizo fue alejarnos de los que tenemos más cerca. Esta web 0.0 (el internet analógico) existe en las charlas con amigos, en los bares, en los almuerzos de domingo con la familia, en todos lados. Todo eso existe nada más ni nada menos que en la vida real, en eso que a veces hoy vemos a través de la pantalla de nuestros celulares.

Para conocer más de la web 0.0:

http://www.boredpanda.com/internet-real-life-italian-village-biancoshock-civitacampomarano/

http://www.catalogodiseno.com/2016/04/28/proyecto-web-0-0-biancoshock-civitacampomarano-cvta-festival/